• Imperativo legal. El Reglamento (CE) 852/2004, entre otras obligaciones y requerimientos, establece como responsable del cumplimiento de la normativa en higiene y seguridad alimentaria al explotador de empresa alimentaria (al dueño), siendo obligatorio contar con una guía autocontrol/APPCC y un plan de formación continuado para manipuladores de alimentos.
  • Visita/Incidencias/Requerimientos del inspector de sanidad. El inspector en casos de incumplimiento de la normativa, puede sancionar o incluso suspender la actividad de su establecimiento.
  • Ahorro. Por ejemplo, si va a iniciar una actividad alimentaria, el adecuado diseño de instalaciones es crucial, y su modificación una vez iniciada la actividad implicaría gastos mayores e inesperados.
  • Conocer el nivel higiénico sanitario de su establecimiento. ¿Quiere someter su negocio a examen? Nuestros profesionales realizarán una visita de reconocimiento, realizarán un informe en el que se especificarán sugerencias y finalmente puntuarán su establecimiento.
  • Tranquilidad. Del seguimiento de unas pautas correctas en higiene y seguridad alimentaria dependen la salud de sus clientes, y posibles repercusiones jurídicas para usted. Contar con asesoramiento profesional minimiza los riesgos tanto para sus clientes como para usted.
  • Calidad y valor añadido. Sus clientes apreciarán sin lugar a dudas su esfuerzo por mantener unos elevados estándares en higiene y seguridad alimentaria. Hágales saber que cuenta con asesoramiento sanitario profesional como una herramienta más para promocionar su negocio.